Central Óptica, el buen hacer de la óptica tradicional con la tecnología más avanzada

julio

Con dos establecimientos a pleno rendimiento, Central Óptica cuenta ya con una larga trayectoria prestando servicios de óptica y audiología en A Coruña. Por eso, el responsable de este proyecto, Julio Rego, nos habla desde la experiencia al relatarnos cómo afrontan ellos la actual situación que vive el sector y cómo gracias a su buen hacer profesional, su trato cercano con los clientes y una estupenda relación entre el equipo de trabajo, sus propósitos profesionales se consolidan día a día

Con más de 20 años de experiencia en el sector y después de toda la experiencia acumulada, ¿cómo recuerdas tus inicios y cómo ves la evolución del mundo de la óptica?
Pasaron casi 21 años, pero lo recuerdo perfectamente, justo al finalizar mis estudios de Economía y Administración de Empresas, entré a formar parte de un importante grupo óptico, como responsable de las áreas de Administración, Compras y Publicidad. Además tuve la suerte de coincidir en ese primer contacto con el mundo laboral con mi mujer, que ya formaba parte de ese grupo, como optometrista y audioprotesista. La óptica era, como podéis imaginar muy distinta a cómo es hoy en día, lo importante era el trabajo del óptico en el Gabinete, tanto en Refracción como en Contactología, y luego la venta de la gafa y la entrega de las lentes de contacto. Era importante el precio final, pero no era lo más importante. Hoy en día, partimos del precio final, cada vez más bajo por la gran cantidad de ofertas, y luego pensamos que tenemos que cuidar a ese cliente como lo que es verdaderamente, nuestro paciente.

¿Cómo surgió montar tu propio negocio?
Al llevar varios años trabajando en este sector, vimos la posibilidad de abrir nuestro propio centro. El cambio consistía en seguir haciendo nuestra labor con la misma profesionalidad, pero aportando nuestro enfoque personal. En esos primeros años nuestra gestión fue como ópticos independientes sin pertenecer a ningún grupo. En nuestro primer centro en la Avenida de Finisterre, creamos a la vez los departamentos de OptometrÍa y Audiología claramente diferenciados, invertimos en tecnología y equipamiento para dar el mejor servicio posible a nuestros pacientes. Eran los años en que los grandes grupos de moda aparecieron en el mundo de la óptica, nosotros aprovechamos esa tendencia para ofrecer gafas de primeras marcas a nuestros clientes, lo que ayudó a que la gafa graduada y la gafa de sol fueran percibidas como un complemento de moda y con ello aumentar la rotación del producto.

En el año 2002 decidisteis abrir otro centro. ¿Cómo se lleva dirigir dos establecimientos? ¿Con cuánto personal cuentas? ¿Cómo es tu relación con ellos?

Cuando llevábamos siete años en la Avenida de Finisterre, y al poco tiempo de formar parte de CECOP, surge la posibilidad de la apertura de un nuevo centro, esta vez en la Avenida de Os Mallos. Con la misma ilusión, y con el apoyo y profesionalidad de nuestros empleados todo fue más fácil, tratamos de mantener todo lo bueno que estábamos haciendo en el primer centro e intentamos mejorarlo entre todos, la filosofía era hacer mejor lo que ya estábamos haciendo bien. Ahora mismo formamos un excelente grupo de trabajo con cinco Optometristas, un auxiliar de óptica y yo llevando la administración y negociación con proveedores. ¿Nuestra relación con el personal? Sería una buena pregunta para ellos, pero como me toca definirlo a mí, diré que es la de un grupo de trabajo donde el respeto, apoyo y profesionalidad son nuestros principios; nosotros -mi mujer y yo- queremos ser pade de ese grupo y creo que a veces sí lo conseguimos.

¿Os ha afectado la crisis? ¿Cómo os habéis posicionado dentro del sector para poder superar la crisis?

La crisis nos afecta al 90% de la población y el otro 10% consume menos porque teme que esta le afecte algún día, entonces lo que tenemos que hacer es adaptarnos lo antes posible al nuevo escenario, hacer los cambios necesarios y con la mayor celeridad, para sufrir lo menos posibles los efectos de la crisis. Tenemos que añadir a los efectos de la crisis, las fuertes campañas de promoción de grandes grupos ópticos basadas solo en ofertas con un precio final muy bajo, tan bajo que a veces hacen dudar al consumidor de la calidad del producto y servicio ofrecido en esos establecimientos. Tenemos que ofrecer mejores precios a nuestros clientes, pero no podemos bajar la calidad del producto ni del servicio. Somos ópticos independientes, aunque tenemos detrás el importante apoyo de CECOP, lo que hace que nuestro objetivo sea la profesionalidad, la dedicación y la excelencia en el trato con nuestros clientes; estos no solo buscan el mejor precio, de otro modo todos irían a la oferla más barata que le puede ofrecer cualquier cadena de ópticas tipo supermercado.

¿Cómo ves el futuro de la óptica en los próximos años?

Lo veo con moderado optimismo, a pesar de la saturación de puntos de venta y la caída del consumo, estoy convencido que el modelo actual de “gafas por 1 €” o “yo vendo más barato que nadie”, se está agotando, esa guerra no es la nuestra, más tarde o más temprano esas cadenas terminarán o bien cerrando o cambiando su estrategia; estamos convencidos de que esas políticas comerciales son “pan para hoy y hambre para mañana”. En el centro de nuestra ciudad, por ejemplo, en una de las calles más comerciales, los dos únicos centros que cerraron sus puertas en lo que va de año fueron los que regalaban la segunda gafa. Nadie puede pensar que a medio plazo esa es la solución, necesitamos ser competitivos, pero no regalar nada, ni nuestros productos, ni mucho menos nuestro trabajo como profesionales de la salud.

¿En qué os diferenciáis de otras ópticas de la zona? ¿Como valora el público vuestro servicio y trato?

Nuestras optometristas y audioprotesistas realizan un completo examen del paciente, con ello podemos ofrecer la solución personalizada para cada caso; la buena labor de los Gabinetes se ve trasladada luego a la parte comercial, no debemos olvidar que en la óptica conviven día a día una labor sanitaria y una labor comercial. Los productos que ofrecemos buscan la mejor solución al precio más competitivo. La última tecnología en Progresivos, los últimos avances en Lentes de Contacto y el ofrecer las últimas tendencias en monturas es lo que demandan nuestros clientes, si esto se lo puedes ofrecer a un buen precio, estos quedarán plenamente satisfechos y ello hará que la próxima vez que necesiten visitar al óptico piensen en ti como primera opción.

En temas de marketing y publicidad, ¿contáis con ayuda? ¿Realizáis inversiones en medios de comunicación? ¿Qué tipo de acciones o campañas hacéis? 

Para nosotros desde que abrimos nuestro primer centro, la publicidad fue algo muy importante, dedicamos parte de nuestros recursos para que el público conociera cuál era nuestra forma de trabajar y cuáles eran nuestras mejores ofertas. Consideramos imprescindible dar a conocer nuestros departamentos de Optometría y Audiología, del mismo modo que todos los avances producidos en nuevos productos que fueron apareciendo en los últimos años. Contamos con agencias colaboradoras en la creatividad y en la contratación de medios, y desde hace un año con la ayuda inestimable del Programa SELECTA, desde CECOP; se trata de un herramienta más a nuestra disposición, un servicio de diseño y coordinación de nuestro Plan de Marketing, permitiendo un importante ahorro en el desarrollo de nuestras campañas. Una vez más CECOP, pone a nuestra disposición medios y personal para facilitarnos la gestión publicitaria de nuestros centros ópticos.
Conociendo a Julio Rego

EDAD:49
NÚMERO DE HIJOS:
Dos, Alejandro de 20 y Cristina de 12
AFICIONES:
Practicar deporte, la lectura y los viaies.
ÚLTIMO LIBRO LEÍDO:
Historia Crítica del Siglo XX, de la Librería de Le Monde Diplomatique.
ÚLTIMA PELÍCULA:
A Roma con Amor, de Woody Allen.
UN DISCO:
Working On A Dream, de Bruce Springstein.
UNA CIUDAD PARA VISITAR:
París
UNA CIUDAD PARA VIVIR:
A Coruña
3 RINCONES DE GALICIA QUE NO PUEDES PERDERTE:
Una mañana soleada en las lslas Cíes, pasear durante la tarde por la Muralla Romana de Lugo y los soportales de A Rúa Nova en Santiago en una noche de lluvia.

Entrevista publicada en Cecop Express