#Consejos para limpiar tus gafas

PJ-BM252_FIXBUR_G_20130128174025

Getty Images / online.wsj.com

¿Cuál es la mejor manera para limpiar tus gafas? Evita los clínex y utiliza la gamuza del fabricante, pero lo más importante es la limpieza con agua y jabón. Los expertos coinciden en que la mejor manera de quitarle la suciedad a una lente es lavándola con jabón y aclarándola bajo el grifo. Moja la gafa, extiende una gota de jabón con agua templada y frota con suavidad hasta que genere espuma. Se trata de un método apoyado por la Asociación Americana de Optometristas, entre otros. De esta forma, se conseguirá eliminar todas las sustancias que haya en los cristales.

¿Qué jabón es el adecuado? No es aconsejable usar pastillas porque llevan emulgentes para estar sólidas y eso provoca que los cristales se empañen mucho. Tampoco es bueno utilizar sustancias que puedan dañar alguno de los tratamientos a las que son sometidas las lentes, como el baño antirreflejos. Lo ideal es utilizar siempre productos no abrasivos como el jabón PH Neutro para que los tratamientos de los cristales no se alteren.

¿Cuál es la mejor forma de secarlas? Los trapos ideales son las sedas acrílicas o de hilo, son las que mejor eliminan la humedad y las más idóneas para mantener impolutas las lentes con baño antirreflejos. De lo contrario, los cristales podrían perder transparencia y empañarse de forma más continuada.

Evita… De lo que hay que huir siempre es de la camisa u otros materiales que puedan contener partículas de suciedad y polvo. Y es que, al ser frotada contra el cristal, estas sustancias pueden provocar serios desperfectos y hay que tener en cuenta que el rayado sobre material orgánico no se puede pulir, así que no tiene arreglo. También es aconsejable evitar los clínex o las toallitas húmedas que no se venden en ópticas.

¿Cuál es la mejor forma de limpiar las gafas de sol? Las gafas de sol se limpian exactamente igual que las graduadas, ya que el material es el mismo, pero tintado. En el caso de las gafas de sol, con lo que hay que tener cuidado es con las altas temperaturas. Si las dejamos, por ejemplo, en la guantera de un coche o encima de una chimenea, se pueden cuartear.

Fuente: abc.es | the wall street journal