Gafas de sol: protege tus ojos de los efectos dañinos de la radiación solar

España es uno de los países con más días de sol, tiene una media de 300 días soleados al año y la capa de ozono, el principal protector frente a los rayos ultravioleta, está cada vez más dañada y deja filtrar la radiación solar. Por otro lado, el sol no afecta de la misma manera a la piel y a la vista. Mientras la exposición al sol en las horas centrales del día, entre las 12.00 y las 16.00 horas, es extremadamente peligrosa para la piel, los principales efectos dañinos de la radiación solar sobre la vista se producen al amanecer y al atardecer, en los momentos en el que el sol está más bajo y sus rayos inciden de manera directa en los ojos.

co

Protege tus ojos del sol, también en días nublados

Es importante recordar que el sol es igual de dañino para la vista aunque el día esté nublado. Las nubes absorben el calor y parte de la luz pero la radiación UV penetra igual aunque los efectos no se perciban de forma directa.

Incluso en días nublados, con nubes altas, el índice de UV sólo se atenúa ligeramente a 0,9 en lugar del 1,0 que se registra cuando no hay nubes o éstas son mínimas y la radiación solar puede generar problemas visuales a largo plazo.

Además, hay que tener en cuenta que cuando la luz nos llega reflejada de otras superficies como la arena o el agua del mar, la radiación solar es más intensa y aumenta su potencial dañino.

Solo la lluvia, la niebla y las nubes bajas reducen significativamente la exposición a la radiación UV.

¿Qué daños oculares producen los rayos ultravioletas?

El daño ocular producido por los rayos ultravioleta es acumulativo y permanente. Produce daños de efecto inmediato como la queratoconjuntivitis y las quemaduras corneales y de retina, y daños a largo plazo, como la pinguécula, el pterigium, las cataratas, la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) o el nevus.

El riesgo de daño a los ojos y la piel de la radiación UV solar es acumulativo a lo largo de la vida, es decir, el peligro sigue creciendo a medida que vamos acumulando horas de exposición al sol durante toda nuestra vida. Por esta razón, es especialmente importante para los niños proteger sus ojos del sol, ya que suelen pasar mucho más tiempo al aire libre que los adultos.

Características que deben tener tus gafas de sol

Los expertos recomiendan utilizar gafas de sol lo más envolventes posible para evitar el paso de los rayos por zonas laterales y elegir lentes de policarbonato, que son más resistentes a la rotura, y sobre todo filtran más los rayos UV que una lente orgánica normal. La categoría de las lentes debe ser categoría 3 (C3) para que absorban una cantidad de luz suficiente para conseguir una mayor protección.

Fuente: elconfidencial.com | salud.facilisimo.com