Lentes de contacto, la mejor opción para el verano

lentesEl Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia propone a los usuarios de gafas una alternativa más cómoda para disfrutar del verano, las lentes de contacto. No suponen peligro para la práctica de deportes y no restringen tanto la visión como las gafas. Los usuarios deben exigir que un profesional adapte sus lentes de contacto de forma correcta a los ojos con un examen completo y una prueba previa de porte.

Es fundamental que las lentes se entreguen en envases sin manipular y sin abrir, diferenciando la lente del ojo derecho e izquierdo. Para proteger los ojos se deben seguir responsablemente las instrucciones de uso y conservación de las lentes de contacto, así se evitarán molestias y problemas corneales, como erosiones, úlceras o infecciones.

Para la época estival, los optometristas gallegos recomiendan las lentes desechables diarias, puesto que se evita el trabajo diario de limpieza que puede resultar complicado cuando se viaja. Aunque estas lentes tengan filtro ultravioleta, los profesionales gallegos recuerdan que no sustituyen a las gafas de sol, pues sólo protegen de la radiación solar la córnea y parte de la conjuntiva, pero el resto del ojo y los párpados continúan expuestos.

Por ello, el Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia quiere realizar una serie de recomendaciones con el fin de evitar lesiones importantes en los ojos, ya que se ven expuestos a numerosos peligros ante el sol. Las altas temperaturas estivales invitan a refrescarse en el mar o la piscina. Sin embargo, en el caso de las piscinas, el calor y las sustancias químicas presentes en el agua, como el cloro, suelen encontrarse detrás de muchos casos de conjuntivitis irritativas, víricas o bacterianas propios de estas fechas. Ojos rojos, escozor, quemazón, hipersensibilidad a la luz, sensación de cuerpo extraño y lagrimeo son algunos de los síntomas comunes que alertan de la presencia de conjuntivitis.

Las conjuntivitis irritativas a menudo están provocadas por un exceso de cloración y la presencia de otras sustancias químicas en el agua, así como por el sol. Por su parte, las conjuntivitis víricas y bacterianas pueden deberse a unos niveles de cloro incorrectos. Para evitarlas, el Colegio de Ópticos de Galicia recomienda extremar las precauciones higiénicas, especialmente en los usuarios de lentes de contacto, las personas alérgicas o que padezcan ojo seco y los niños, que pasan más tiempo en el agua y bucean con los ojos abiertos.

Mantenimiento de las lentillas

Los usuarios de lentes de contacto deben extremar los cuidados de sus lentillas cuando vayan a las piscinas o a la playa, si bien lo recomendable es no acudir con ellas. Según explican los expertos, “las lentes de contacto pueden retener sustancias que irriten el ojo, como por ejemplo el cloro de la piscina”. Por este motivo, es recomendable utilizar gafas de buceo que eviten el contacto del agua salada o de la piscina con nuestros ojos.

En relación a la solución e mantenimiento de lentes de contacto, conocido popularmente como líquido de lentillas, es imprescindible protegerlo de las altas temperaturas ya que a más de 30 grados empiezan a perder eficacia y más allá de los 60 el líquido pierde sus propiedades antibacterianas y su eficacia se convierte en nula. Por ello, los ópticos gallegos aconsejan no dejar el recipiente del líquido de lentillas en lugares sometidos a temperaturas máximas como puede ser la guantera de un coche o en las mochilas de la playa.

Además, en el caso de que se utilicen las lentillas durante el baño, es imprescindible saber que la hidratación de la lente de contacto sufre variaciones al entrar en contacto con un medio que tiene una concentración de sal diferente a la de la lágrima. Debido a esto, es recomendable no intentar la extracción de la lente de contacto inmediatamente después de salir del mar o de la piscina. Según afirma el Colegio, “lo mejor es esperar el tiempo suficiente para que la lente se vuelva a hidratar correctamente con la lágrima, y vuelva a tener movilidad antes de su extracción”.

El uso de las lentes de contacto acarrea muchas ventajas para el usuario en comparación con las gafas:

• Todo el campo de visión está corregido, mientras que con las gafas sólo se ve a través de la lente.
• En personas con distinta graduación en cada ojo, las lentes de contacto proporcionan en ambos ojos imágenes del mismo tamaño lo que mejora el confort visual.
• Se evitan molestias, como los incómodos reflejos sobre las lentes o el empañamiento. Además, ya hay lentes de contacto que tienen filtros que garantizan una protección total contra los rayos ultravioletas, pero solo en las zonas que cubre la lente de contacto.
• Se elimina el riesgo de lesiones ante una ruptura de la montura.
• Son más cómodas para el verano y permiten practicar deportes y otras actividades de forma segura.

Además, el Colegio de Ópticos aconseja a los nuevos usuarios de lentes de contacto que reclamen una adaptación personalizada y profesional para conseguir las lentes más adecuadas a sus necesidades. En cuanto al inicio de su uso, no existe una edad ideal, ya que lo más importante es su cuidado y mantenimiento. Para viajar, los expertos recomiendan utilizar lentes de contacto desechables diarias para no llevar los productos de mantenimiento en el desplazamiento y disponer todos los días de lentes nuevas, limpias y desinfectadas.

Fuente: vía láctea comunicación