Si usas crema solar, ¿por qué no usas gafas de sol?

Las gafas de sol son, desde hace algunos años, un complemento de moda que acompañan el mejor outfit de toda itgirl. Han marcado generaciones y hasta son una característica más de muchos famosos. ¿Quién no recuerda las gafas ultraredondas de Janis Joplin? o ¿las aviador de Tom Cruise en Top Gun?… pero tengamos en cuenta que, la verdadera función de este complemento que tanto nos apasiona, es la protección de nuestros ojos.

Al igual que la crema solar nos protege de la radiación masiva de UV a la que nos exponemos cuando vamos a la playa e impide que queme nuestra piel, las lentes solares con filtro UV protegen a nuestro ojo de la misma manera, he aquí la importancia de poner delante de nuestros ojos lentes con verdadera protección.
Para entender esto vamos a explicar algunos términos.

¿Qué es la luz ultravioleta?

Se denomina radiación UV a toda aquella luz con una longitud de onda (λ) comprendida entre los 400 y 15 nm. Ésta se encuentra por debajo de lo que conocemos como color violeta, situándose así fuera del denominado espectro visible, por lo tanto, aunque el ojo humano no puede percibirla sí es susceptible a sus efectos.

Electromagnetic_spectrum-es.svg

Como esta imagen indica, dentro del ultravioleta existen subtipos, pero nos centraremos en los tres más importantes: UV-A/B/C

UV-C (λ 280-100nm) : aunque este tipo de radiación es absorbida casi en su totalidad por la atmósfera terrestre, es la banda frecuencial más tóxica, por lo tanto muy perjudicial para la vida humana.

UV-B (λ 315-280nm) : aunque solo supone el 5% de los rayos solares que consiguen atravesar la capa de ozono, son los encargados de las quemaduras solares. Pueden dañar directamente el ADN de las células de la piel y se cree que causan la mayoría de los cánceres de esta.

illu-Eye-UV-entering-PNGUV-A (λ 400-315nm) : es el 95% de la energía solar UV que llega al ecuador. Es la responsable del bronceado y del daño de la piel a largo plazo (arrugas, pérdida de elasticidad, manchas…), además, desempeña un papel importante en algunos tipos de cáncer. A nivel ocular, el cristalino filtra la mayor parte del UV-A pero a partir de una λ <360 no es eficiente. Se ha demostrado que el UV-A empeora los daños oculares causados por el UV-B.

Una vez entendido el ultravioleta veamos porqué es perjudicial usar gafas sin filtro:

uvsinfiltro

 

Cuando el ojo recibe luz directamente del sol tiene, esencialmente, dos mecanismos de defensa naturales:

1. Contracción pupilar: impide la penetración de luz masiva en el ojo y el                                                             porcentaje de luz transmitida a la retina disminuye.
2. Cristalino: filtra la mayor parte del UV-A pero a partir de una λ<360 no                                      es eficiente, entonces la radiación que se cuele por la pupila                                          alcanzará la retina.

 

uvmalfiltro
Cuando el ojo recibe luz a través de una lente con filtro nulo o de mala calidad el mecanismo de defensa natural no se activa y desencadena:

1. Dilatación pupilar: tras una lente oscura la pupila se hace más grande                                                          permitiendo un mayor paso de los rayos UV sin filtrar.

2. Paso de todo el UV: la lente no tiene las características necesarias para bloquear los rayos del sol con lo que nos exponemos a: mayor cantidad de rayos entrando por la pupila y filtrados sólo por el cristalino y, recordemos, las λ<360nm no tienen barrera.

uvfiltro

 

 

Cuando usamos una gafa de sol (con un verdadero filtro UV) bloquea todos los rayos nocivos provenientes del sol, así que, a pesar de la dilatación pupilar que se produce tras una lente oscura los rayos nocivos no consiguen alcanzar la retina y evitan patologías oculares graves.

 

En conclusión, cuando usamos lentes de dudosa procedencia, filtros de mala calidad o lentes que directamente no protegen del UV estamos exponiendo a nuestro ojo más que si no las usáramos. Además, nunca debemos olvidar que los daños por UV son acumulativos y los mayores problemas suelen aparecer en el tiempo.
Nuestra recomendación es que siempre se usen gafas con garantía, suministradas por un óptico-optometrista que te aconsejará, tanto en protección, como en las diferentes coloraciones que existen y sus recomendaciones.